Cómo Comprar de Manera Solidaria

Consumo

Solidario

Por Nelson Reyes-Del Valle

Sicólogo Social Comunitario

Especialista en Desarrollo Económico Comunitario

 

La próxima vez que vaya de compra hágalo desde la lógica del consumo solidario. ¿Cómo se hace? Racionalizando ese ejercicio de consumo. El filósofo brasileño y un teórico de la economía solidaria, Euclides André Mance, dice que el consumir de manera solidaria es un ejercicio que se hace consumiendo bienes y servicios que satisfagan las necesidades y los deseos de un consumidor. Y este acto debería buscar el bienvivir de quien consume, el bienvivir de los trabajadores que elaboraron, distribuyeron y comercializaron ese producto o servicio, el mantener el equilibrio de los ecosistemas y contribuir a la construcción de sociedades justas y solidarias. 

 

¿Todo eso lo puede lograr con el “simple” acto de consumir? Pues sí. Solo necesita racionalizar su viaje de compras. Entender el poder que usted tiene como consumidor. ¿Cómo racionalizar ese “simple” acto de compra? Hágase las siguientes preguntas que inician el proceso de racionalizar su ejercicio de consumo. ¿Por qué voy a comprar? ¿Es algo que necesito o no? Contestadas estas preguntas hay que hacerse otras. Lo que voy a comprar; ¿cómo se fabricó? ¿qué recursos de los que yo necesito para vivir  y necesitan otros se impactó? ¿hubo practicas de explotación humana en la producción de ese bien o servicio? 

 

Con estas simples preguntas, y otras que por supuesto podemos hacernos, estaríamos cambiando hábitos de consumo e incluso la conciencia que tenemos sobre nosotros como consumidores. Estaríamos comenzando un proceso de transformación personal muy profundo y encaminado a convertiros en consumidores solidarios. 

 

¿Qué es el consumo solidario? Es una forma de ir de compras en función no solo del propio bienvivir sino también del bienvivir colectivo.  Esto implica que voy de compras tomando en cuenta que lo que voy a comprar favorece a los trabajadores que fabricaron ese producto. De igual forma, que no contaminó cuerpos de agua, tierra y aire. Que compre a un negocio local que cuida de lo antes planteado y que al comprar a ese local todo el dinero que pague se queda en el país. 

 

Si el ejercicio de compra lo hice de manera racional estoy mejorando la economía, protegiendo el planeta, mejorando las condiciones de vida de trabajadores locales, entre otros impactos. 

 

Eso es consumir solidariamente. Es racionalizar el ejercicio de comprar. Es aportar desde mi realidad a la transformación del mundo. Esa es una forma de entender el poder que usted tiene como consumidor para que ese acto que parece tan sencillo sea racional y transformador. 

Frente a las Crisis: Consumo Solidario

 

¿Sabías que tienes el poder y la capacidad de resolver la crisis socio-económica del país? ¡Sí, tu puedes ayudar a salir de la crisis! Si asumimos nuestro rol de consumidores de manera inteligente y solidaria podríamos crear empleos, potenciar nuestra economía e impulsar el empresarismo. ¡Imagínate…! podríamos poner nuestro granito de arena para resolver la grave crisis que vive el país. 

1/3

1/3

Si apoyamos a las más de 40 mil microempresas y pequeñas empresas que existen en Puerto Rico (Census Data, 2010), estaríamos apoyando el que se mantengan más del 90% de empleos que generan estos sectores.  

¿Cómo podemos ser consumidores solidarios? Sencillo. Comprando en estas empresas que se quedan en el país y que crean los empleos para el país. Cuando compramos al comercio local estamos “invirtiendo” en Puerto Rico.  

 

El consumo inteligente es la capacidad en la toma de decisiones cada vez que elegimos un producto, un servicio, una idea o un valor, atendiendo a nuestras necesidades personales, biológicas, psicológicas, espirituales, familiares y comunitarias.